Lo que le falta al tiempo

Tiempo, tan rápido como llegas te vas, tan efímero, tan irreal, impalpable, una simple ilusión, nada más subjetivo. Aunque no sabemos describirlo con exactitud, lo vivimos, lo experimentamos, lo sentimos a cada instante, porque finalmente eso somos: una serie de momentos, un instante llamado eternidad; donde el tiempo no tiene formas ni colores, simplemente latimos con su pulso. Es una percepción de la mente, ¿para ti cuánto es mucho tiempo?

Se puede decir que a medida que crecemos, tenemos la sensación de que los años pasan más rápido, esto se debe a que cada año representa menos, proporcionalmente en el total de nuestra vida. Es así como van pasando los años y dejamos de tener conciencia del tiempo, viene un día tras otro… ¿qué estás haciendo con el tuyo? ¡DESPIERTA! El tiempo no es oro, ES VIDA.

Por eso es necesario huir de uno mismo cada cierto tiempo, perderse, levitar, volar, mudar de piel. Es esa monotonía en la que estás absorbido la que no te deja discernir un día de otro y es la culpable de hacer volar los años que vamos contando. Cada mañana vemos como el tiempo nace nuevamente, dando paso a una nueva luz y un nuevo ciclo, para volver a vivir.

Que no te sorprenda la vida antes de partir, forzándote nuevamente a sentir emociones… pues ahí viene la inevitable muerte recordándote que esto se acaba, así que toma todo lo que puedas antes de irte. 

Y entonces, ¿qué le falta al tiempo?… más vida.

2 comentarios sobre “Lo que le falta al tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: