Necesito ser vegano para cambiar el mundo?

La historia de un conejo llamado Ralph ha dado la vuelta al mundo, entre fuertes imágenes y anécdotas de su vida como animal de laboratorio, ha cuestionado a millones de personas, despertando emociones como la tristeza, la impotencia, la rabia… no quisiera dejar esto en el aire y por eso les quiero compartir dos ideas a las que he llegado.

La primera, vivir en un estado de consciencia al que todos queremos llegar, implica también ver más allá de lo aparente, de lo obvio, de lo superfluo… no es solo ser consumidores conscientes sino habitantes conscientes de este mundo, hacer la tarea de investigar de dónde viene lo que consumimos, velar por la preservación del medio ambiente con pequeños actos. A veces pecamos por ignorancia o por que simplemente no queremos ver, así de sencillo, es momento de quitarnos las vendas y reconocer lo que está pasando a nuestro alrededor, con nuestro consentimiento, pues nosotros como colectivo si somos los culpables de permitir que atrocidades se cometan día a día, que estemos en medio de una crisis climática, que no haya respeto por nuestra sagrada madre tierra.

No tienes que ser una activista ambiental como Greta Thunberg, ni Jane Goodall, ni Rachel Carson (si no las conoces búscalas para que te sorprendas con sus aportes al mundo)… solo debes ser tú, iniciar con pequeñas acciones.

Mi segunda conclusión es que creo que todos desde nuestra propia realidad podemos hacer un cambio, no se trata de ser perfectos y mucho menos juzgar al otro por comer carne, por x o y cosa.  Es mirarnos a nosotros, no al lado… el cambio empieza por ti. Tras este video percibí como muchos salieron a atacar a los demás, a imponer su ego espiritual porque ellos sí hacían x cosas y los otros no…. quiénes somos nosotros para juzgar a quien?

No tienes que ser vegano, taciturno y minimalista…  puedes empezar por reducir tu consumo se plástico, con no comer carne un día a la semana, ahorrando agua… formas hay mil y todas son validas. Para que el cambio sea colectivo, primero debe haber un cambio individual, empieza por ti y el otro te seguirá con tu ejemplo, no con tu crítica.

Un millón de pequeñas acciones hacen un cambio inmenso, a veces subestimamos el poder que tiene cada acción… hasta el aleteo de una mariposa puede ocasionar un tsunami al otro lado del mundo. Es inminente hacer un alto en el camino y ver las consecuencias de nuestros actos, qué estamos sembrando? Lo que nos está ocurriendo hoy es el fruto de aquello que sembramos, de nuestras acciones. El mundo necesita de cada uno de nosotros, no de nuestras críticas, sino de nuestros hechos . Preocúpate por ti, por tu crecimiento, que el día de mañana estés orgulloso del aporte que has hecho al mundo, que te vayas con el corazón tranquilo y en calma, porque sabes que hiciste lo mejor, lo cual es muy diferente a ser perfectos!!!

Es momento de ser más conscientes y comprender el trasfondo de nuestros actos. Nunca es tarde para tomar otro rumbo, uno en el que mis acciones sumen y no resten…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: